Despertar

El Sol en su cenit ciega mis ojos, miro anonadado el vuelo de los libertinos pájaros y les envidio, una misión me ha sido encomendada, una locura me ha sido asignada, camino por el yermo campo estudiando y anotando lo que veo, el Sol llama mi curiosidad, si él hablase, si él pudiese contarme, si mirándole a él como cuando miro un libro pudiera saber lo que contiene y lo que sabe.. Nubes se cruzan y dejo de ver a mi querido sol, mis ojos cegados poco distinguen en derredor, me agacho y observo la maleza cortada y arrancada, poco a poco la imagen se hace nítida, hay huellas homínidas, poco a poco mis pupilas vuelven a la normalidad, las huellas indican pelea, las huellas están salpicadas de sangre, sangre por otro lado fresca.. Agudizo mi sentido del oído, escucho a los insectos que por aquí habitan, escucho a las aves que por allí merodean, no hay indicios humanos sonoros; me reincorporo para dejar que el aire acaricie mi rostro, extiendo los brazos en cruz, alzo la cabeza y cierro los ojos, qué sensación tan grata me llena, libertad me induce, paz me alberga, mi cabello adquiere vida propia y juega con la naturaleza, pero algo me saca de mi sopor, algo ha cambiado, olfateo y escucho..

Praderas evocadas en altitud, bajo un Sol radiante.

El Sol vuelve de entre las nubes, su calor me abriga, sus rayos me embriagan, relamo mis labios ante la experiencia, pongo mis manos a modo de visera y miro el cielo, azul celeste, un azul limpio, sólo manchado por las blancas nubes, ¡qué bonito es!, alelado parezco, loco me dirían, mas gozoso soy de estar libre en pleno día.. De nuevo llega un agente extraño a mis fosas nasales, un ruido característico distinguen mis oídos en la lejanía, visión nublada, visión cegada, agudizo por ende todos los sentidos, juraría que chapotear oigo, pútrido olor huelo, no puede ser sin agua a la vista, no lo entiendo, y las sensaciones crecen y crecen.

Poco me importa, centro mi existencia en el Sol, lo miro de nuevo, la brisa continúa, el olor.. de nuevo.. ¡cargado y pútrido!, dejo de oler, cierro los ojos, sonrío a mi querido astro rey, le brindo una reverencia y cual cervatillo en sus pastos correteo por la pradera, la extensa pradera verde, qué felicidad me embarga, qué paz se respira, ¡no!, ¡no! y ¡no!, se respira.. ¡cloaca!, abro los ojos, mi visión tiembla, el campo comienza a desaparecer..

Una oscuridad, una negrura, un sin Sol se me viene.. ¿dónde ha ido mi edén?, es de noche, era de día, no hay luna, era mediodía, qué situación tan extraña, algo aparece frente a mí, algo oigo tras de mí, viene otro mundo, ¡dónde está mi día!, no quiero otra noche, hastiado estoy de ellas, ¡Sol ven a mí de nuevo!, pero.. una caverna veo, una gruta profunda distingo, un gotear de agua oigo, pienso el significado de tan drástico cambio y..

~@~

Un sueño resultó ser, es más, un recuerdo era, maldigo el día en que errantes nos ocultamos en la fría y lúgubre profundidad oscura, aunque todo tiene sus ventajas, ¡arf!. Por otro lado, resulta excitante el despertarse de un largo letargo con tan gratos pensamientos, aunque todo tiene sus inconvenientes, ¡arj!.

Aquí me encuentro, despierto de nuevo, sí, sin poder mover un músculo de mi exánime cuerpo, siglos y milenios han debido pasar, algo ha debido cambiar para poder despertar, mi cuerpo sigue inanimado, la vida será distinta, mis ojos no se abren, lo será, mis brazos y piernas no responden, humanos no hay cerca pues no los oigo en mi cabeza, mis congéneres hibernan todavía, tal vez, seguro, espero que así sea, logremos salir todos del longevo descanso, la atmósfera aquí dentro está muy cargada, siendo que ya de por sí el oxígeno está en muy inferior mezcla, ahora resulta casi inexistente; una gran caverna escondida y recóndita en el interior del Mont Blanc nos alberga desde hace milenios, sólo yo he salido cada cierto tiempo a la superficie para estudiar, anotar y decidir si era el momento propicio de nuestra reaparición, pero ese dichoso día aún no había llegado, a punto estuvo en varias ocasiones mas siempre volvía aquí a esperar..

Cada despertar venía dado por un cambio en el quehacer del homo sapiens sapiens, en el actuar del mismo, en el pensar o incluso en el creer, luego me daba cuenta que unos pocos habían cambiado y no todos, es el sino de esta especie, la hipocresía en grado sumo que se gasta.

Nuestra milenaria cueva..

Despierto, desp.. no tengo modo de saber cuantos años han pasado desde la última vez, deberé salir, deberé juntarme con los humanos y deberé comprender su cultura actual; algo me dice que es el momento, algo me incita a salir raudo y cotejar, por ello apaciguo mi mente y no me precipito, todo tiene su momento y no se debe acelerar aquello que debe ir despacio, el despertar es un proceso lento y cauteloso, tu cuerpo desciende sus constantes vitales al mínimo para sobrevivir, tu cerebro entra en un trance hipnótico del que sólo con palabras o síntomas preestablecidos saldrá, la falta de oxígeno y las bajas temperaturas te conservan, la mayor desventaja es la falta de pigmento que va incrementando paulatinamente, el Sol no llega donde estás, y cuando sales del letargo éste puede quemarte como si de fósforo estuvieses hecho, poco a poco mientras vives en el exterior te vas acostumbrando, largos años deben pasar para habituarte, más no estoy del todo seguro ya que nunca permanecí el tiempo suficiente para ello.

El conocido hormigueo recorre mi cuerpo, un dolor indescriptible se apodera de mi ser, pienso que nunca podré acostumbrarme a esto, en posición fetal estoy, tal y como me dormí, ropas raídas y deshechas me cubren, da igual en lo que piense, el dolor me vence, noto cómo el ácido láctico intenta desgarrar mis músculos, noto cómo los huesos entumecidos intentan moverse acorde a los tendones, noto cómo los líquidos sinoviales hacen mínimamente su función, ¡qué sufrimiento! tan atroz resulta..

No hay solución, sólo manera de sobrellevarlo, sí ayuda el recordar historias o vivencias pasadas, rememorar tiempo añejos, darle una ocupación a la mente que no sea el presente, engañarla y que sienta lo que no está pasando en el momento, ¿qué es el dolor aparte de una sucesión de impulsos nerviosos?, digámosle a la mente que los omita y ocupemos todo nuestro sistema con gratas sensaciones.

 

.: mehc :.

.

¡¡Subscríbete, únete a nuestro blog!!

¡¡Dona!! ¡¡Ayuda al mantenimiento del Blog!!

.

Sobre nosotros mehc

Soy un escéptico empedernido que navega a la deriva en un mar de dudas por la información fragmentada y tergiversada que nos llega de aquellos que nos gobiernan. Como dijo Sócrates, "Sólo sé que no sé nada" y además menos que nos dejan saber.. Los artículos los escribo en español y los traduzco al inglés para llegar a más gente con un mismo contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *